In Actividades

Caracas es Instinto de Vida

Comunidades se movilizan para reducir los homicidios de una de las ciudades más violentas del mundo

El 18 de noviembre, Caracas Mi Convive celebró en la Hacienda La Vega el valor de la vida en el evento Convivencia 2017, llevando a cabo el cierre de la campaña regional Instinto de Vida, al cual asistieron más de 3.000 ciudadanos de diferentes sectores de Caracas.

La desnormalización de la violencia ha sido uno de los objetivos estratégicos de Caracas Mi Convive, en el cual hemos enfocado gran parte de nuestros esfuerzos en el año. Hemos desarrollado piezas audiovisuales, actividades de protestas y alianzas con organizaciones de la sociedad civil. La organización de base para generar impacto es nuestra principal herramienta de trabajo y lo que nos permite articular con otros actores.

En este encuentro ciudadano, pudimos reunir a familias de los sectores más vulnerables y con mayores tasas de homicidio de la ciudad, a grupos de madres organizadas que han perdido a sus hijos en manos de la violencia estatal, a jóvenes que han visto violentados sus derechos por el accionar de los cuerpos policiales y otros que han estado involucrados en hechos violentos o han perdido a seres queridos y, aun así, han decidido tomar el camino del trabajo comunitario para interrumpir el ciclo de violencia.

Este es el caso de muchos habitantes de la Cota 905, un sector de Caracas que ha sido azotado por las políticas de mano dura promovidas por el gobierno (denominadas OLP). Muchas de estas personas aprecian la oportunidad de poder compartir con el otro en un espacio distinto y de convivencia, porque incluso en su propia comunidad sienten miedo de que en cualquier momento la violencia, representada por un funcionario de la fuerza pública, pueda entrar en sus casas.

A pesar de esta situación, en el momento de las presentaciones culturales, fueron los grupos de la Cota 905 quienes pusieron más empeño y dedicación. En Caracas Mi Convive sabemos que si trabajamos de la mano con los sectores más afectados por la violencia podemos empezar a generar transformaciones profundas porque hemos visto su disposición de superación y trabajo. Como dijo Roberto Patiño “Soñamos con una Venezuela  donde se desarrolle una empresa de tecnología que compita con sus productos en todo el mundo, y la fundadora sea una chama nacida en la Cota 905”.

Durante el evento, aprovechamos la ocasión para posicionar el mensaje de los socios de Casa de las Estrategias (Colombia) sobre “Nada Justifica el Homicidio” y compartir las historias de nuestros Cuéntame Convive a través de postales de Instinto de Vida y los materiales audiovisuales de sus testimonios. Además, dimos a conocer nuestro reporte del Monitor de Víctimas de julio 2017.

 

Actividad Convivencia 2017, material de la Campaña Instinto de Vida. Caracas, 17/11/17. © Eglys Marquina

Con el objetivo de seguir fortaleciendo esfuerzos con diferentes tipos de actores, pudimos en este encuentro compartir con políticos, diplomáticos, empresarios y otras organizaciones sociales nuestras experiencias durante todo un año de trabajo de organización social y desnormalización de violencia, movilizaciones e investigaciones realizadas alrededor de la reducción de los homicidios.

En el área de conocimiento e investigación, el proyecto Monitor de Víctimas desde sus inicios en el mes de mayo hasta el momento, ha levantado 900 registros de homicidio, publicado más de 50 noticias, 10 reportajes de investigación y 4 reportes analíticos. La intención con esta iniciativa, además de hacer de carácter público las cifras de los homicidios que ocurren en el Área Metropolitana de Caracas, es también dar a conocer las consecuencias detrás de cada vida perdida en manos de la violencia. Por ejemplo, la cantidad de niños y niñas que quedan huérfanos de padre y los efectos psicológicos que esto puede tener en el manejo del dolor y reparación del duelo.

Como historias de resiliencia y bajo el concepto de desnormalización de violencia, hemos publicado 27 testimonios o historias de personas que han sido víctimas secundarias de homicidios pero que hoy son líderes en sus comunidades por el trabajo social y de prevención de violencia que realizan. Del mismo modo, logramos realizar 15 entrevistas por radio a los protagonistas de estas historias que fueron transmitidos por el programa Cuéntame Convive de la plataforma Humano Derecho Radio de la organización de uno de los socios de la campaña en Venezuela, Redes Ayuda.

A través del proyecto Red de Atención a la Víctima, hemos acompañado a 40 familiares de víctimas de homicidio en su proceso. Alrededor de 30 líderes comunitarios han sido formados en primeros auxilios psicológicos, 80 personas han participado en grupos de apoyo y otras 180 personas han formado parte de actividades de reparación colectiva en nuestros 3 homenajes realizados en las comunidades donde vivían aquellos seres queridos que perdieron la vida de forma violenta.

Una de nuestras experiencias más significativas fue el homenaje que realizamos en la Cota 905, durante esta actividad que tomó varias semanas de trabajo junto a Incursiones, varios niños expresaron sus miedos  por convertirse en adultos o adolescentes  “no quiero crecer porque me van a matar”, nos decían. Sin embargo, fueron estos mismos niños junto al resto de la comunidad que estuvo presente, los que también reclamaron los espacios que para ellos están cargados de memorias relacionadas con la contaminación de armas, consumo de drogas y homicidios.

Sembrando Vida en la Cota 905

Actividad interactiva organizada por Mi Convive, con niños de la Cota 905. Caracas, 30/9/17. © Gabriel Osorio

Por último, junto a los demás socios de Venezuela (Reacin, Redes Ayuda, Efecto Cocuyo y Runrunes) y otras organizaciones civiles, hemos realizado 5 movilizaciones de calle enmarcadas específicamente en el control de armas y por las vidas perdidas durante las protestas que atravesó Venezuela durante este año. También, hemos organizado espacios de discusión y debate acerca de los homicidios desde diferentes perspectivas: en torno a las armas, las comunidades, las víctimas y el lenguaje; en diferentes espacios de tipo académico y ciudadano. Con expertos reconocidos en el área del activismo político y comunitario, arquitectos, urbanistas, periodistas, sociólogos y psicólogos.

Lanzamiento IDV en Artigas

No cabe duda que para reducir en América Latina los homicidios en un 50% a la vuelta de 10 años, es necesario seguir sintiendo nuestro Instinto de Vida, alzar la voz a través de la convivencia, las historias de vida, la investigación y la movilización para que nos convirtamos en la región más visitada del mundo y no la más violenta, para que seamos ejemplo internacional de políticas públicas basadas en evidencia que respeten el valor de la vida. Brasil, Colombia, Guatemala, México, Honduras, El Salvador y nosotros, Venezuela, a pesar de las diferencias en tamaños, lenguajes y costumbres, estamos más convencidos que nunca que cada persona cuenta y que sólo juntos podremos apoyarnos los unos a los otros en la labor más importante de todas: la vida.