In Actividades

Valientes: Víctimas resilientes

Las historias más allá de la cifra

Abraham:

“Mi hermano era vigilante, tuvo un problema con un compañero de trabajo y le cayeron a puñaladas y lo ahorcaron”.

Aracelis:

“Ellos (los policías) entraban a mi casa y me cobraban vacunas (dinero) todo el tiempo. Me decían que me quedara tranquila, que ellos no iban a hacerle daño a mi hijo. Él me comentó que lo que querían era meterme miedo. Yo le hice caso ese día y no les di nada. Es ahí cuando a Darwinson, de 20 años, me lo matan en el mueble de la casa”.

Jorge:

“A mi hijo menor de 25 años lo asesinaron. Una banda delictiva. Me comentan, porque yo no estaba cuando sucedió ese percance, que lo interceptan en una camioneta y empiezan a disparar, le dan 12 tiros pero en definitiva el tiro que lo deja sin vida es el que le roza en la cabeza”.

La violencia en los barrios de Caracas y en las demás ciudades de Venezuela es visto como un fenómeno cotidiano, como algo normal que forma parte del día a día y que no tiene solución. Los ciudadanos se ven impotentes porque sienten que no tienen capacidad de incidencia sobre esta realidad. Pareciera que la violencia, como hecho social, se ha normalizado. Sin embargo, son muchas las historias de resiliencia que demuestran el poder para transformar el dolor en acciones que influyan significativamente en lo colectivo y que contribuyen además, en el duelo de forma individual.

Abraham:

“Yo pensaba era en ayudar a mi familia y que se hiciera justicia, pensé fue en seguir adelante. Esta familia no busca venganza, es una familia católica, la venganza no es buena. Yo no soy quien para quitarle la vida a la otra persona”.

Aracelis:

“Mi mensaje para las madres es que sigan luchando por el país, que vamos a seguir adelante y que todo lo malo, tarde o temprano, terminará”.

Jorge:

“Yo no soy nadie para quitarle la vida a otra persona. Y de verdad que a los que mataron a mi hijo los trataba igualito, parece mentira que hasta esos muchachos jugaban aquí de pequeño con mi hijo, comían aquí, dormían aquí y lamentablemente entre ellos se fueron matando.”

Existen en las comunidades de Caracas un sinfín de historias como éstas, de personas que han sido víctimas de la violencia y que en vez de haber escogido la venganza como forma de superación del duelo, se han dedicado a trabajar por sus comunidades y la prevención de la violencia rescatando jóvenes, organizando actividades deportivas, eventos culturales y grupos de apoyo. Estas son el tipo de historias que hemos buscado impulsar desde Cuéntame Convive, una plataforma que publica y promociona los testimonios de estos héroes a quienes hemos llamado héroes de la convivencia.

A través de Cuéntame Convive abrimos un espacio para darle visibilidad a las historias de estas víctimas que hoy sirven de inspiración para otras comunidades. El formato en el que se narra la historia presenta el testimonio como un llamado a actuar que desmonta los mitos que se han construido sobre la violencia y las comunidades populares de Caracas, y motiva a trabajar por la prevención de la violencia.

Durante este año hemos publicado 27 historias en formato escrito, donde han resaltado líderes comunitarios que han formado parte activa de los proyectos de Caracas Mi Convive como forma de superación de la pérdida. También hemos publicado 4 historias nuevas en videos de larga duración, que suman más de 2 millones de reproducciones en diferentes redes sociales.

Este espacio para que los protagonistas de estas historias puedan expresar sus experiencias se ha convertido también en una oportunidad de reparación y superación de procesos de duelo, donde, a través del relato, los líderes comunitarios son capaces de acercarse también a la justicia que hoy en día parece imposible en Venezuela. Esta justicia se siente a través de la narración y publicación de la anécdota y la promoción de sus actividades actuales, que se abre como una oportunidad para recordar y humanizar la pérdida o trauma, una oportunidad de reconocimiento que nos permite ver el lado humano de la violencia, más allá de las cifras.

Cuéntame Convive es un proyecto que nos permite conocer de primera mano las vidas de estos héroes, saber dónde viven, cómo viven, qué les pasó, pero sobre todo: qué están haciendo ahora y como están previniendo la violencia en sus comunidades.

Hoy en día personas como Abraham, Jonathan, Elizabeth, Miguelón, Aracelis y Doris, son algunos de los convives que nos acompañan en nuestro trabajo de prevención y desnormalización de la violencia dentro de las comunidades del Municipio Libertador, y son promotores del cambio que queremos lograr en estos sectores. Para el 2018 nos hemos planteado llevar estos relatos a otros espacios y formas de difusión: hemos organizado charlas y conferencias donde los protagonistas de las historias pueden conversar directamente con jóvenes o personas que atraviesan procesos similares para que interactúen y sirvan de ejemplo para las próximas generaciones. El planteamiento es llevar este proyecto más allá y atajar de forma directa los casos sobre los cuales aún se puede prevenir la violencia.