In Cuéntame Convive

Alcibel Flores

El boxeador de La Vega, que en vez de golpes imparte esperanza

“Hay que contrarrestar los vicios que acosan a la juventud. Con el boxeo, la agresividad va mermando”, aseguró Alcibel, un hombre de 43 años de edad que tomó la decisión de enseñar tanto esta como otras disciplinas deportivas a compañeros y vecinos para ayudarlos a alejarse de las malas andanzas.

Alcibel Flores es un profesor de Educación Física residenciado en La Vega que se ha dedicado a enseñar y entrenar a los jóvenes de su sector para mantenerlos distanciados de los vicios. “Todo deporte es disciplina. A mí el boxeo me enseñó a lucharlo todo con esfuerzo y constancia”, aseguró.

Flores era boxeador, viajó por el mundo representando a Venezuela, llevando en alto el tricolor nacional. Sin embargo, ya han pasado muchos años desde que este caraqueño estuviese de competencia en competencia.

La primera vez que Alcibel se colocó unos guantes fue a los 10 años de edad. “Me costó haber dejado el boxeo tan rápido”, mencionó mientras enseñaba una foto antigua de él entrenando. “Mi mamá siempre me decía que no podía ser igual a todos los boxeadores, que tenía que estudiar”, prosiguió. Palabras que lo motivaron a convertirse en profesor.

Convencido de que con la misma perseverancia con la que se entrena algún deporte se pueden recuperar a las personas, Flores se propuso emprender una acción social en su comunidad para ayudar a esos jóvenes con problemas de drogas y delincuencia mediante lo que mejor sabe hacer, enseñar las distintas disciplinas del amplio mundo deportivo.

Más deporte, más vida

Este boxeador dejó atrás su pasión, sin embargo, hoy día se dedica a su verdadera vocación, que es la educación. Gracias a los conocimientos obtenidos en su larga experiencia, Alcibel considera que puede aplicarlos para “aportar algo en su comunidad”.

“El boxeo exige perseverancia y mucho sacrificio; hacer dieta, mantenerte sano, y no tener casi tiempo para la familia”, mencionó. La constancia y disciplina que aplicó Flores mientras se dedicó profesionalmente a su deporte es la misma que transmite a través de un trabajo sistemático y con seguimiento constante a los chicos que asisten a su programa. Alcibel creó en La Vega la Fundación Deportiva Ángel Edecio Escobar y el Consejo Deportivo del barrio El Petróleo.

Uno de los participantes de dicha fundación le confesó una vez a Flores que tenía casi dos meses que no salía a robar debido a las prácticas de softball. Este relato lo llenó de orgullo y emoción porque entendió que con su labor estaba ayudando a cambiarle la vida a esa persona.

Alcibel asegura haber visto de todo en su programa deportivo, desde compañeros perdidos en las drogas, muchachos buenos siendo arrastrados por el hampa, hasta jóvenes que asisten a la fundación para entrenar pero no tienen padre ni madre y “se te escapan de nuevo al mal camino. Son chamos con mucho talento, pero no tienen familia”, explicó.

“Mi sueño es ser un ejemplo y hacer algo por la comunidad”, expresó Alcibel Flores con felicidad.
Muchas personas como Alcibel han preferido seguir el camino de la violencia, sin embargo, él también decidió dar golpes y enseñar a los demás a darlos, pero no a otras personas, sino a un saco relleno de aserrín.

Tags Clouds