Tag Archives: víctimas de la violencia

Valientes: Víctimas resilientes

Las historias más allá de la cifra

Abraham:

“Mi hermano era vigilante, tuvo un problema con un compañero de trabajo y le cayeron a puñaladas y lo ahorcaron”.

Aracelis:

“Ellos (los policías) entraban a mi casa y me cobraban vacunas (dinero) todo el tiempo. Me decían que me quedara tranquila, que ellos no iban a hacerle daño a mi hijo. Él me comentó que lo que querían era meterme miedo. Yo le hice caso ese día y no les di nada. Es ahí cuando a Darwinson, de 20 años, me lo matan en el mueble de la casa”.

Jorge:

“A mi hijo menor de 25 años lo asesinaron. Una banda delictiva. Me comentan, porque yo no estaba cuando sucedió ese percance, que lo interceptan en una camioneta y empiezan a disparar, le dan 12 tiros pero en definitiva el tiro que lo deja sin vida es el que le roza en la cabeza”.

La violencia en los barrios de Caracas y en las demás ciudades de Venezuela es visto como un fenómeno cotidiano, como algo normal que forma parte del día a día y que no tiene solución. Los ciudadanos se ven impotentes porque sienten que no tienen capacidad de incidencia sobre esta realidad. Pareciera que la violencia, como hecho social, se ha normalizado. Sin embargo, son muchas las historias de resiliencia que demuestran el poder para transformar el dolor en acciones que influyan significativamente en lo colectivo y que contribuyen además, en el duelo de forma individual.

Abraham:

“Yo pensaba era en ayudar a mi familia y que se hiciera justicia, pensé fue en seguir adelante. Esta familia no busca venganza, es una familia católica, la venganza no es buena. Yo no soy quien para quitarle la vida a la otra persona”.

Aracelis:

“Mi mensaje para las madres es que sigan luchando por el país, que vamos a seguir adelante y que todo lo malo, tarde o temprano, terminará”.

Jorge:

“Yo no soy nadie para quitarle la vida a otra persona. Y de verdad que a los que mataron a mi hijo los trataba igualito, parece mentira que hasta esos muchachos jugaban aquí de pequeño con mi hijo, comían aquí, dormían aquí y lamentablemente entre ellos se fueron matando.”

Existen en las comunidades de Caracas un sinfín de historias como éstas, de personas que han sido víctimas de la violencia y que en vez de haber escogido la venganza como forma de superación del duelo, se han dedicado a trabajar por sus comunidades y la prevención de la violencia rescatando jóvenes, organizando actividades deportivas, eventos culturales y grupos de apoyo. Estas son el tipo de historias que hemos buscado impulsar desde Cuéntame Convive, una plataforma que publica y promociona los testimonios de estos héroes a quienes hemos llamado héroes de la convivencia.

A través de Cuéntame Convive abrimos un espacio para darle visibilidad a las historias de estas víctimas que hoy sirven de inspiración para otras comunidades. El formato en el que se narra la historia presenta el testimonio como un llamado a actuar que desmonta los mitos que se han construido sobre la violencia y las comunidades populares de Caracas, y motiva a trabajar por la prevención de la violencia.

Durante este año hemos publicado 27 historias en formato escrito, donde han resaltado líderes comunitarios que han formado parte activa de los proyectos de Caracas Mi Convive como forma de superación de la pérdida. También hemos publicado 4 historias nuevas en videos de larga duración, que suman más de 2 millones de reproducciones en diferentes redes sociales.

Este espacio para que los protagonistas de estas historias puedan expresar sus experiencias se ha convertido también en una oportunidad de reparación y superación de procesos de duelo, donde, a través del relato, los líderes comunitarios son capaces de acercarse también a la justicia que hoy en día parece imposible en Venezuela. Esta justicia se siente a través de la narración y publicación de la anécdota y la promoción de sus actividades actuales, que se abre como una oportunidad para recordar y humanizar la pérdida o trauma, una oportunidad de reconocimiento que nos permite ver el lado humano de la violencia, más allá de las cifras.

Cuéntame Convive es un proyecto que nos permite conocer de primera mano las vidas de estos héroes, saber dónde viven, cómo viven, qué les pasó, pero sobre todo: qué están haciendo ahora y como están previniendo la violencia en sus comunidades.

Hoy en día personas como Abraham, Jonathan, Elizabeth, Miguelón, Aracelis y Doris, son algunos de los convives que nos acompañan en nuestro trabajo de prevención y desnormalización de la violencia dentro de las comunidades del Municipio Libertador, y son promotores del cambio que queremos lograr en estos sectores. Para el 2018 nos hemos planteado llevar estos relatos a otros espacios y formas de difusión: hemos organizado charlas y conferencias donde los protagonistas de las historias pueden conversar directamente con jóvenes o personas que atraviesan procesos similares para que interactúen y sirvan de ejemplo para las próximas generaciones. El planteamiento es llevar este proyecto más allá y atajar de forma directa los casos sobre los cuales aún se puede prevenir la violencia.

Monitor de Víctimas cumple 6 meses

Monitor de Víctimas: Seis meses después

Sin datos no es posible la comprensión exhaustiva de un problema ni la elaboración de políticas públicas. Ante la opacidad de la información del Estado sobre la seguridad ciudadana en Venezuela y en particular en la ciudad de Caracas, el Monitor de Víctimas es una plataforma que levanta información independiente.

El Monitor de Víctimas es un proyecto impulsado por Caracas Mi Convive y la plataforma digital Runrun.es que combina participación ciudadana con periodismo de datos e investigación. A través de la recolección de información sobre los homicidios que ocurren en Caracas, se busca caracterizar los hechos e identificar patrones que contribuyan con el diseño de políticas públicas orientadas a reducir la violencia.

El 1 de mayo de 2017 comenzamos a recolectar los datos de homicidios en los cinco municipios de Caracas y en los primeros seis meses se han levantado 900 registros de homicidio (haciendo uso de una aplicación móvil), se han publicado más de 50 noticias, 10 reportajes de investigación y hemos producido 4 reportes analíticos. En muchos de estos reportajes, líderes comunitarios de toda Caracas han hecho aportes que nos permiten contar las historias de las víctimas desde la perspectiva de sus familiares y las comunidades.

En este tiempo y gracias a la información producida, hemos descubierto y denunciado situaciones muy alarmantes que, de no ser por este proyecto, hubiesen quedado enterradas.

Específicamente, se ha encontrado que las fuerzas de seguridad del Estado han sido responsables de 40% de los homicidios en Caracas. Sus víctimas son principalmente hombres jóvenes entre 18 y 30 años de edad. Además, las ejecuciones extrajudiciales se han convertido en un procedimiento común de estos organismos, ya que en solo seis meses se han registrado 118 casos. Esto último representa una grave violación a los derechos humanos.

Una madre de San Agustín, cuyo hijo fue víctima de la violencia policial en junio de este año, en su propia casa por una “equivocación”, y que luego fue clasificado como un enfrentamiento por los cuerpos de seguridad, nos comentó que mes y medio después del suceso, la policía se presentó nuevamente en su casa y al preguntar por la orden de allanamiento el oficial sacó su arma, apuntando hacia su cara y respondió: “mire señora, la orden de allanamiento es esto, ve”.

Estos delitos institucionalizados a través de las OLP y otros operativos, pasan desapercibidos a la opinión pública. Las condiciones desiguales bajo las cuales se desarrollan las comunidades más vulnerables de la ciudad las posicionan como escenarios propicios para crímenes del Estado, generando una respuesta social violenta a sus acciones y alimentando, en consecuencia, el círculo de violencia y exclusión de los sectores populares.

Por otro lado, se ha descubierto que cada homicidio genera, en promedio, un niño o joven menor de edad huérfano, situación ante la cual no existen políticas públicas. La abuela de Andrés, un niño de 5 años que perdió a su papá durante una OLP en la Cota 905, comenta lo siguiente: Yo digo que él (Andrés) necesita un poquito de ayuda, porque de hecho él no puede ver a la policía, a él le dicen ´ahí vienen los de negro´ y ese niño se pone a temblar… Él cambió mucho, era un niño muy, muy cariñoso y ahorita se encierra, no le gusta hablar, es muy tímido. Cuando dice que no quiere hablar, no habla, ni siquiera conmigo.

Sobre este tema escribimos en nuestro reporte del mes de julio: Según su edad, los niños y niñas huérfanos pueden manifestar tensión emocional, apatía y miedo a través de pesadillas, rechazo al alimento, retroceso psicomotor y dificultades para separarse de la madre. Muchos de los hijos de personas desaparecidas, asesinadas o torturadas han manifestado problemas afectivos, de apetito y sueño, retraso escolar o evasión de la realidad. Es decir, si no se atiende esta grave problemática de forma inmediata por medio de políticas públicas focalizadas, las consecuencias de largo plazo sobre los niños y jóvenes pueden ser irreversibles.

Este proyecto cobra mayor importancia en el contexto de violencia crónica que está atravesando la sociedad venezolana en general y caraqueña en particular. Los datos y las estadísticas oficiales de homicidio se han dejado de publicar y los cuerpos policiales, que se suponen deben velar por la seguridad de la población se han convertido en el principal grupo victimario.

Monitor de Víctimas es un esfuerzo de dos organizaciones de la sociedad civil que se niegan a quedarse de brazos cruzados y que, por el contrario, desean documentar y denunciar los hechos, contar las historias de las víctimas desde una óptica cercana y proponer alternativas.

Por esta razón, para el 2018 queremos seguir levantando información, profundizar nuestro entendimiento sobre las causas, perfiles y motivaciones de la violencia para poder contribuir a la generación de conocimiento y realizar propuestas de políticas públicas concretas y viables. También, tenemos planificado publicar una página web, realizar foros junto a otras organizaciones de la sociedad civil, en el marco de la campaña #InstintoDeVida, y continuaremos publicando reportajes e investigaciones y denunciando los abusos policiales.